Line Park Office - Salguero Line

El equipo de Moblar fue el encargado de la realización de los 3.400 m2 de piso técnico en éste particular edificio que combina la experiencia de disfrutar y trabajar en un lugar único e inspirador.

Era un terreno marginal ubicado en una de las zonas más caras de Buenos Aires. Allí funcionaban unas canchas de tenis a la altura de la calle Salguero, cruzando Libertador. Justo detrás del Shopping Alcorta y entre las vías de los trenes Mitre y San Martín. Pero el estudio de arquitectura Anchezar-Santagada decidió levantar en ese lugar un curioso edificio de oficinas: El Line Park Office.

El sitio fue determinante para el proyecto. Fue por un lado un desafío por el terreno y la cercanía al tren. Además, un desafío y oportunidad al encontrarse en uno de los sitios más requeridos de la ciudad como es el corredor norte", explica la arquitecta María Guglielmini.

"Todo el edificio está compuesto por un sistema de muro cortina y vidriado estructural con cámara de aire acústica y polarizado invisible reductor de radiación. La idea es conseguir la mayor aislación térmica y acústica posible, a la vez que la mayor visual libre hacia el río", argumenta la arquitecta. El edificio cuenta con seis plantas de oficinas de unos 1.000 metros cuadrados cada una.

Se trata de una edificación que por la característica de las dimensiones y la forma del terreno, tiene unos 10 metros de ancho por 100 de largo. "Esto hace que todas las oficinas sean frente al río con ventanas de orientación norte o noreste, lo que asegura buena iluminación todo el día", sostiene Guglielmini. A esto se agrega que desde los pisos más altos, tercero y cuarto, todas las oficinas y espacios de reuniones tienen vista al río. "El espíritu del edificio es de oficinas tipo boutique", define la arquitecta.

El Line Park Office fue construido bajo las normas LEED, que buscan darles mayor sustentabilidad a las nuevas edificaciones. Las oficinas tienen bicicleteros y vestuario para los empleados. Además, la iluminación es controlada por sensores y timers para evitar el gasto innecesario.

Otras de las innovaciones pedidas por las normas LEED es el reciclado del agua de lluvia y de los aires acondicionado. "Armamos un sistema por el cual ese líquido se utiliza para los sanitarios y el riego del jardín vertical que hay en la entrada del edificio".